Cocinar, Consejos

Cómo comer mariscos en una cena saludable

abril 21, 2019

En los últimos tiempos, se ha descubierto que casi todo lo que un individuo consume tiene algún que otro riesgo para la salud asociado a ello. Como resultado de ello, incluso siendo muy aficionado a la alimentación, las personas tienen que imponer algunas restricciones en sus hábitos alimenticios para evitar cualquier tipo de efecto negativo en su salud. Tanto si se trata de una fruta fresca como de un pescado, nunca se puede asegurar que su consumo sea seguro para los comensales.

En este escenario, los productos del mar han llamado la atención de varios amantes de la comida, asegurando una experiencia de alimentación saludable. Camarones, almejas, langostas y muchos otros artículos están ahí y caen dentro de la categoría de mariscos. Sin embargo, una cena de mariscos consiste principalmente en una dieta saludable y sabrosa.

Los mariscos son saludables

Los investigadores han presentado varios argumentos para mostrar si un artículo en particular es saludable para su consumo o si tiene posibilidades de tener un efecto negativo en el estado de salud de un comensal. Entre los hechos que se han establecido en este contexto, pocos de ellos tratan de poner en evidencia las razones que pueden marcar a la langosta como un alimento marino poco saludable para su consumo. Pero en la mayoría de los casos, estos argumentos se han considerado infundados. Algunos de los puntos que tratan de demostrar que es una cena de mariscos no saludable son los siguientes:

  • La mayoría de los doctores creen que la langosta no es saludable ya que puede contener parásitos y virus. Cualquier carne que un individuo come contiene parásitos y virus, lo cual es la razón básica para que se cocinen adecuadamente. Cocinarla adecuadamente elimina la presencia de tales organismos de su cuerpo, haciendo seguro que no es malo comerlo.
  • El segundo punto que se ha planteado establece que el nivel de mercurio en estas criaturas es bastante alto, lo que podría afectar negativamente al cuerpo humano. Pero los experimentos han demostrado que el nivel de mercurio en criaturas marinas como el camarón, la langosta, el atún ligero enlatado, el bagre, etc. es bastante menor, lo que hace que sus carnes estén libres de amenazas relacionadas con el mercurio.

Según los científicos, la langosta es un alimento de fondo y consume peces muertos y en descomposición que se hunden en el fondo. Pero en realidad, siempre se siente atraída por los peces frescos y evita los muertos, lo que a su vez, demuestra una vez más que no hay ningún efecto negativo para la salud de un individuo si lo toma como una cena saludable.

Las langostas nutritivas

Dejando atrás los hechos infundados mencionados anteriormente, se puede hacer hincapié en el valor nutritivo de la langosta para mostrar lo saludable que es para los comensales. Es muy rica en sodio, potasio y fósforo, así como en calcio y magnesio. Además, también contienen pequeñas cantidades de hierro, zinc, manganeso, selenio y cobre. La presencia de una cantidad adecuada de vitamina A, E, B6, K y B12 también contribuye a potenciar los beneficios para la salud que la langosta ofrece a los consumidores.

El alto contenido de proteínas y la presencia de ácidos grasos omega-3 aseguran que un individuo que la consuma no tendrá problemas de salud en lo que se refiere a su corazón, ojos, huesos, funcionamiento inmunológico, etc. Como una cena de mariscos, no sólo da una experiencia de alimentación saludable, sino también sabrosa a los comensales.

No Comments

Leave a Reply