Cocinar, Consejos, Decoración

Decora la cocina para que tenga tu personalidad

enero 23, 2020

Un cuadro, unas flores o algunos objetos de colores vivos, un revestimiento mural y la cocina de serie se convertirá en una decoración cocina agradable y acogedora.

  • Los elementos de serie actuales están muy perfeccionados
  • Los arreglos que se proponen resultan eficaces y racionales
  • Las combinaciones posibles son numerosísimas, y casi todas ellas se adaptan a cada caso particular

No obstante, los diferentes amoblamientos de cocina, no dejan perder su carácter de impersonales, como de exposición de ventas. Es preciso hallar una nota personal, original, que haga de esta cocina “nuestra cocina”. Existen dos modos de darle personalidad: las decoraciones definitivas con revestimientos y disposición original, que resultan relativamente costosas, pero que si se dispone del dinero necesario proporcionarán una satisfacción duradera.

O bien las decoraciones divertidas, efímeras y baratas: decoraciones de un día, de una semana o de una temporada, en las que lo divertido se da en la continua renovación. De acuerdo con las posibilidades y el carácter de cada cual, se puede optar por una u otra fórmula.

Estilos de amoblamientos de cocina

Evidentemente, los objetos artísticos deberán ser pocos y, sobre todo, resistentes. Confieren a la decoración de la  cocina un aspecto ligeramente refinado, lo cual, permitirá incorporarla a una decoración de estilo.

Cuadros en los amoblamientos de cocina: desde luego, no se trata de colocar en la cocina cuadros auténticos, sino reproducciones menos delicadas, que se protegerán con barniz. Las naturalezas muertas, modernas o antiguas, resultan muy indicadas para una cocina.

En este caso vemos una reproducción de Braque, y hemos destacado deliberadamente, los limones colocados en recipientes blancos como elemento decorativo de la mesa situada en primer plano. Otras posibilidades consisten en colgar reproducciones de dibujos o de acuarelas cuya temática se refiera a objetos o aspectos culinarios.

Los objetos preciosos o semipreciosos, tales como cajas antiguas, estuches, estaños, objetos de cobre o elementos de vajillas antiguas como platos, soperas, etc., pueden utilizarse para decorar las paredes, los estantes, e incluso cabe la posibilidad de colocarlos en vitrinas.

Es preferible elegir un tema y un material y mantenerse en esta línea que disponer una mezcolanza de objetos heterogéneos. Puede ser muy interesante intentar hallar uno o dos objetos idénticos a los plasmados en las reproducciones que decoran las paredes.

Un fondo en el que se destaquen los objetos de adorno, cuadros o amoblamientos en una decoración de cocina es de gran importancia: en este caso, el fondo es de color barnizado en tono muy oscuro, con lo que se logra cierta sensación neutra muy apropiada. En otras circunstancias puede resultar más indicado un fondo claro. Atención, no obstante, a un detalle: el fondo y el objeto no deben oponerse.

A veces, la armonía de colorido puede lograrse con tonos muy opuestos. En este caso, por el contrario, se han acentuado los tonos cálidos de la madera de la cocina, añadiendo los del corcho. El suelo, de parquet encolado directamente y después barnizado vitrificado, contribuye a aumentar la impresión cálida evocada por la atmósfera de los cuadros antiguos de la escuela holandesa.

Decorando con plantas la cocina

En la decoración de la cocina, las plantas constituyen una decoración relativamente fácil de colocar y de mantener. Cabe la posibilidad de que produzca cansancio o que las plantas no prosperen y que, por tanto, esta solución sólo tenga un plazo de vigencia de una temporada o de un año, para ser sustituida, pasado este tiempo, por una nueva realización.

Se ha elegido la fórmula de una jardinera colocada sobre los armarios de la cocina. También se hubieran podido disponer macetas, con sus correspondientes platos.

En los amoblamientos de cocina es importante buscar variedades de vegetales que requieren humedad y calor y evitar las plantas demasiado delicadas. Es preciso regar en abundancia, preferentemente por vaporización, ya que, en la cocina, las plantas están sometidas a vapores grasos que sólo se eliminan vaporizando y limpiando las hojas. Los vaporizadores precisos se pueden adquirir en todos los establecimientos especializados en artículos de jardinería.

Es interesante crear un pequeño huerto para algunas hortalizas, que podemos utilizar en nuestras ensaladas o parrilladas, para dar sabor a los asados y salsas. Así , se podrán cultivar, para tenerlos al alcance de la mano y completamente frescos, el perejil y el perifollo, el estragón, la cebollina, el romero, la albahaca y el tomillo, e incluso la menta que requieren ciertas ensaladas o los estofados.

Se ha de procurar que esta masa verde no predomine de forma exagerada en la coloración de la decoracion de la cocina, ya que el verde es un tono muy frío, condición que destaca no poco en una cocina blanca. Añádase, eventualmente, alguna planta con flores y rómpase la monotonía del conjunto con algún detalle de color vivo.

Los que aquí se han seleccionado (bandeja, salero y pimentero, hueveras, guantes de cocina y trapos) están a la venta en tiendas especializadas y de artículos para regalo.

La cocina con detalles anaranjados

Resulta viva, coloreada y alegre. Todos los objetos útiles parecen desempeñar un papel decorativo. Pero este supuesto azar se ha provocado, en realidad, mediante una selección rigurosa de todo cuanto hay, tanto lo útil como lo decorativo.

Una naturaleza muerta permanente se puede lograr con facilidad gracias a la distribución cuidada de la decoración, en recipientes adecuados que destaquen sus formas y colores, de algunos frutos y hortalizas. Por ejemplo, en este caso, la gran compotera de vidrio llena de hortalizas y, en primer plano, la gran col verde. El ramillete puede dejarse de modo permanente en la mesa, o bien sustituirlo por otras hortalizas que se vayan consumiendo.

Los objetos útiles desempeñan un papel importante en los amoblamientos, en especial si se colocan en un lugar accesible y, por tanto, muy a la vista: estanterías adornadas con botes de metal esmaltado de color anaranjado, o bien, tarros de este mismo color para guardar las especias u otros artículos de cocina.

La dotación de cucharas y tenedores para salsas deberá ser de buena calidad. Si la vajilla se deja secar a la vista, habrá de ser bonita y destacar sobre el fregadero, como ocurre en el presente caso.

No hay que utilizar cualquier puchero, sino adquirir unos que armonicen con el conjunto: cacerolas esmaltadas de colores brillantes y vivos, de materiales de calidad, que no se estropeen fácilmente con el uso. Incluso un frutero o un soporte para embutidos pueden desempeñar un excelente papel, si se han escogido con cuidado y pensado en la decoracion de la cocina.

El juego decorativo de los fondos tiene aquí un especial papel de contraste: el ladrillo pintado a la cal acentúa el carácter rústico de esta cocina, realizada en madera oscura, mientras que los azulejos, decorados en tonos verdosos y blanco, combinan armoniosamente y en forma original.

La cocina personalizada

Esta se basa en su gran experiencia, y animados por un espíritu de investigación e innovación en lo referente a la decoración de la cocina, algunos fabricantes han sabido crear unos muebles que se apartan de los productos corrientes de serie.

Presentamos uno de estos modelos, que destaca por el uso de un color vivo y por detalles simples de construcción: marcos de puerta de pino, con plafones asimismo de pino, natural o lacado, e incluso decorados con papel lavable.

La personalización de estos elementos prefabricados es, pues, fácil, y ofrece, además, la posibilidad de que con poco gasto, se puede cambiar totalmente el aspecto de la cocina transcurridos dos o tres años.

No Comments

Leave a Reply